¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

sábado, 19 de mayo de 2018

Despiertas Porque Te Llamaron por tu nombre. No era nadie

¡Hola! Me ha pasado eso varias veces. Una voz clara, no conocida pero familiar a la vez, te despierta al decir tu nombre. Parece alguien que está cerca o que gritó, por eso uno se despierta un poco alarmado.

jueves, 17 de mayo de 2018

La Suerte

Dos perros peleaban en el mundo de los sueños, luego, en la vigilia. Agustín despertó y levantó la cabeza rápidamente. La poca luz que había en el cuarto entraba por la ventana, y fuera, abajo de esta, había golpes sordos, gruñidos, y una montonera de pasos y sonidos de dentelladas. Tenía que tratarse de dos perros grandes que se estaban peleando justo allí. Agustín encendió la luz, y cuando iba rumbo a la ventana ya no se escuchaban ruidos. Miró hacia afuera inútilmente, no había nada. Apagó la luz y volvió a la cama rascándose la cabeza. Recordaba que había soñado con una pelea de perros, pero, ¿unos perros reales habían ocasionando el sueño, o se había levantado medio dormido y aquello era parte del mundo onírico?

miércoles, 9 de mayo de 2018

Nadie En Casa

La noche era muy clara y el lugar muy desolado cuando los pies de Bernardo lo llevaron hasta aquel camino. Desde la mañana hasta el ocaso los días se sucedían terriblemente calurosos, por eso él prefería viajar de noche. Era una sombra en los caminos, un motivo para que los perros de las viviendas rurales ladraran largo rato, y en algunos trayectos era una silueta atravesando el campo o trepando alambrados. Cargaba un bolso en la espalda que no se quitaba en los cortos descansos que hacía para que no le pareciera cada vez más pesado. Había avanzado un largo trecho extraviado en sus pensamientos. Volvió a concentrarse en el momento cuando reconoció una parte del camino. La luna iluminaba todo y se podía ver a lo lejos. Había cruzado por campos interminables llenos de soledad, pero ahora más adelante había varias viviendas.